Blog

Silicon Valley contra el cambio climático

Por Luis Meyer

Esta es la carta de presentación de Breakthrough Energy Ventures, un fondo que cuenta con inversores de la relevancia mundial de Bill Gates, Jeff Bezos (Amazon), Richard Branson (Virgin Group), Mark Zuckerberg (Facebook) y Jack Ma (Alibaba). Todos ellos dirigen y han sido los fundadores de algunas de las empresas tecnológicas más poderosas del planeta. Con esta iniciativa, unen esfuerzos (y, sobre todo, capital) para que otros emprendedores ayuden a que el bienestar social sea un derecho de todos, sin que ello suponga dañar el medio ambiente.

Apenas dos años después de su fundación, este fondo cuenta ya con más de mil millones de dólares, que invertirán en nuevos sistemas de almacenamiento de energía. Parte del capital irá a Form Energy, una firma que está trabajando en baterías de alta densidad y bajo coste, y a Quidnet Energy, que desarrolla un sistema para almacenar energía por medio de agua comprimida.

Cuando se creó el fondo en 2016, Bill Gates declaró que su objetivo era «levantar empresas que ayuden a entregar las próximas generaciones fuentes de energía fiables, asequibles y sin emisiones». Las tecnologías de almacenamiento son clave para las fuentes renovables como la solar y la eólica, que ya hoy pueden producir excedentes de electricidad, pero su desempeño sigue siendo intermitente. El reto es alcanzar sistemas de almacenamiento para poder proveer a la red global la electricidad necesaria durante 24 horas, todos los días del año. Esto supondría una universalización de la energía al volverla más barata y sostenible, y por extensión, reduciría las desigualdades.

En este sentido, Quidnet, con sede en Texas, trabaja en un proyecto de fuente hidroeléctrica poco ortodoxo, que consiste en el uso de la electricidad sobrante de la energía solar o eólica para bombear agua al interior de rocas de esquisto o pozos de petróleo abandonados, que se almacenaría bajo tierra a alta presión. Cuando se libera, el agua que fluye hacia la superficie volvería las turbinas para generar electricidad cuando fuera necesario.

La otra inversión de Breakthrough Energy Ventures se enfoca en los esfuerzos de Form Energy para desarrollar tecnologías que mejoren la eficiencia de las baterías. «Estamos diseñando un sistema que podría almacenar energía renovable durante meses con un coste mucho menor que el actual», dicen sus portavoces, y explican: «A pesar de que el coste de las baterías de iones de litio ha disminuido drásticamente en la última década, todavía son demasiado caras para cubrir duraciones más largas y hacer de las fuentes renovables las dominantes para nuestra red». Las baterías recargables se componen de azufre en lugar de litio, lo que resulta en un ahorro considerable.

El fondo de Breakthrough Energy Ventures no es el único vehículo de inversión de energía para magnates tecnológicos como Gates y Bezos. El fundador de Microsoft ha invertido en Aquion Energy, una empresa que intenta desarrollar una batería de agua salada. Aquion se declaró en bancarrota el año pasado, pero ha revivido con el respaldo financiero de China. Y Bezos ha apostado por General Fusion, una empresa canadiense que trabaja en una tecnología poco ortodoxa para generar electricidad mediante la fusión nuclear de una forma barata, estable y segura. Mientras tanto, Facebook ha firmado un acuerdo con EDPR para desarrollar un nuevo parque eólico, Headwaters II, que estará operativo en el condado de Randolph (Indiana, Estados Unidos) en 2020 y que producirá suficiente energía limpia para abastecer al equivalente de más de 52.000 hogares cada año.

POST RECIENTES